SUBIR

La selección de un PLC como sistema de control depende de las necesidades del proceso productivo que tiene que ser automatizado, considerando como más importantes los aspectos que a continuación se enlistan:

  • Espacio reducido: Cuando el lugar donde se tiene que instalar el sistema de control dentro de la planta es muy pequeño el PLC es la mejor alternativa, ya que aun con todos sus aditamentos necesarios llegan a ocupar un mínimo de espacio sin que esto vaya en detrimento de la productividad y la seguridad del personal y las instalaciones.
  • Procesos de producción periódicamente cambiantes: Existen industrias como es la automotriz que año con año se ve en la necesidad de cambiar el modelo del vehículo que sale de sus plantas, razón por la cual se tiene que modificar tanto la secuencia de armado como el reajustar los valores de tolerancia de las partes con las que se arma el vehículo. Siendo el arma principal de estos cambios, las modificaciones que sufren las instrucciones del programa que controla la lógica de operación del PLC.
  • Actuadores distintos en un mismo proceso industrial: Con un solo PLC se cuenta con la posibilidad de manipular actuadores de diferente naturaleza entre sí, y todavía más, con un mismo PLC se pueden dirigir diferentes líneas de producción en las que cada una tiene asignada a sus propios actuadores, esto último depende de la cantidad de salidas y en general del tamaño en cuanto a su capacidad para alojar el programa de usuario.
  • Verificación de las distintas partes del proceso de forma centralizada: Existe una gran cantidad de industrias en que la planta de producción se encuentra alejada de la sala de control, o también por ejemplo, como es en las plantas petroleras, se tiene la necesidad de verificar la operación a distancia de todas las refinerías. Con un PLC se tiene de manera natural el diseño de redes de comunicación, para que se canalice la información a una central desde la cual se pueda observar a distancia como se encuentra operando el sistema de control automático, y se visualice por medio de monitores la representación gráfica tanto de los sensores como de los actuadores.

Ventajas

  1. Control más preciso.
  2. Mayor rapidez de respuesta.
  3. Flexibilidad Control de procesos complejos.
  4. Facilidad de programación.
  5. Seguridad en el proceso.
  6. Empleo de poco espacio.
  7. Fácil instalación.
  8. Menos consumo de energía.
  9. Mejor monitoreo del funcionamiento.
  10. Menor mantenimiento.
  11. Detección rápida de averías y tiempos muertos.
  12. Menor tiempo en la elaboración de proyectos.
  13. Posibilidad de añadir modificaciones sin elevar costos.
  14. Menor costo de instalación, operación y mantenimiento.
  15. Posibilidad de gobernar varios actuadores con el mismo autómata.

SOLICITE UNA COTIZACIÓN PARA SU PROYECTO

SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTROS ARTÍCULOS TÉCNICOS